¡ Adolescente a la vistaaa!: ponle un poco de Good Mood

 

De pronto, sin apenas darnos cuenta, mi pequeña, esa que se pasaba las horas jugando con sus muñecas, comienza a hacer tonterías de las que se parte de risa, imita voces a todas horas, se preocupa por su aspecto físico y, a veces, se vuelve reservada. Pasa bastante tiempo en su cuarto cuando siempre había jugado pegada a nosotros. Escucha música a todas horas, los selfies son su vicio y nos suplica abrirse una cuenta en Instagram.

Pues sí, parece que entramos de lleno en esa etapa tan temida, la adolescencia. Había oído de todo con respecto a ella: terrible, se vuelven egoístas, tiranos, poseedores de su verdad (normalmente contraria a la nuestra), preocupados en exceso por su aspecto y por el de los demás, contestones, iracundos, desmotivados, poco participativos, obsesionados por la redes sociales…. Tantas y tantas cosas, muchas de ellas ciertas;  pero nadie me había contado las muchísimas cosas positivas de la adolescencia. Tengo la manía de intentar ver el lado bueno de todo y echarle a todo un poquito de “good mood”. En este caso, teniendo en cuenta que no sería cuestión de días, sino de años, pensé que lo mejor era vivir esta etapa también del mismo modo.

Desde el principio, la acompaño dejando que camine, que experimente. Quizás le doy consejo en alguna paradita (consejo que probablemente no escuche, no entienda en ese momento e incluso critique). Tropieza con un montón de obstáculos y cae. En ese momento no suelo decirle “te lo dije”, es lista, lo sabe. Confío en que la próxima vez escuche el consejo y pueda esquivar fácilmente la piedra y seguir.

adolescencia deco con sailo 2

Y, mientras caminamos juntas, aprovecho que ya es mayor para hablar libremente de muchos temas que hasta entonces estaban “vedados”, preguntarle por cosas trascendentes y hacerle pensar, reflexionar. Os aseguro que muchísimas veces me he sorprendido con sus respuestas, con su madurez e, incluso, he llegado a replantearme ciertas cuestiones.

Aprovecho que ya es mayor para compartir algunas responsabilidades. Un poco de realismo nunca les viene mal, en pocos años será una persona independiente que deberá pensar en su futuro. Dejo de ocultarle ciertas cosas para no preocuparla, aumento sus responsabilidades, confío en ella.

Aprovecho los momentos que tiene charlatanes para enseñarle a escuchar escuchando. Trato de ponerme en su lugar; lo que para mí es algo sin importancia en comparación con los problemas del día a día, para ella es trascendental. Prefiero irme con ella a comprar un corrector que convencerle de la poca importancia que debe dar al dichoso grano. No soy su amiga, por supuesto, pero me gusta que confíe en mí para contarme cosas. Sé que se reserva otras muchas, y es lo que debe hacer, no quiero saberlo todo; respeto su intimidad.

Aprovecho que ya es mayor para que me acompañe a hacer cosas que antes no quería o no podía, como practicar deporte o ir de tiendas. Intento encontrar aficiones en común como la fotografía y le dejo disparar mi reflex a cambio de posar para este post. Y entre charlas, fotos, compras y deporte me divierto muchísimo con ella, hacemos el tonto muy a menudo (nunca delante de sus amigos, por supuesto) y nos reímos hasta llorar.

adolescencia deco con sailo 3

Por supuesto que hay cosas que me sacan de quicio, pero os aseguro que esta etapa me está gustando muchísimo. No soy quien para dar consejos, una no es psicóloga, pedagoga ni nada por el estilo, pero sé que la empatía funciona, solo hace falta recordar que TÚ TAMBIÉN FUISTE ADOLESCENTE.

 

Autor: Estela Olías

¡Hola! Me llamo Estela. Apasionada de la decoración, las cosas bonitas, disfrutar de la vida… Por eso, y porque me dedico profesionalmente a algo muy distinto, cree Deco con Sailo. Mi idea era enseñar a los demás todo lo que me gusta en decoración, ayudar a realizar DIY, inspirar… sin embargo, la que está aprendiendo de esta experiencia soy yo, sobre todo desde que el mundo 2.0. me dio la oportunidad de colaborar en Good Mood. La revista me ha descubierto un montón de mujeres estupendas, trabajadoras, motivadoras… ¡feliz de ser una Goodmooder!

¡Deja tu comentario!