Escapada a la nieve sin estrés: un plan perfecto

Por 28/02/2017Familia, Living

¿Te gusta esquiar pero te da pereza sólo pensar en la logística? Te entiendo perfectamente. Si tienes niños pequeños (o muy pequeños), el plan de esquí puede ser felizmente sustituido por otro bastante más atractivo, si lo que realmente quieres es pasar una jornada relajada y en la que todos los miembros de la familia disfruten sin agobios y relativamente cerca de la gran ciudad: a unas dos horas en coche desde Barcelona y fácilmente accesible en transporte público. Sigue leyendo que te lo explico.

Porque ir a la nieve con niños pequeños puede ser muy cansado… O muy divertido. Como en todo, sólo hace falta dejarse llevar para disfrutar el momento, no querer correr más que el tiempo, adaptar los ritmos y las actividades a cada edad y, eso sí, planificar lo justo antes de salir para evitar sorpresas una vez en el destino.

escapada a la nieve en familia Vall del Nuria

Vall de Núria, por si no lo conoces, es una pequeña estación de esquí, muy familiar, situada junto al Santuario-Basílica de la Virgen de Núria, en el Pirineo de Girona. Si viajáis en coche, tendréis que dejarlo en los aparcamientos gratuitos para clientes del cremallera, que hay junto a las estaciones de Ribes y Queralbs. También podéis llegar en transporte público hasta el valle (existen billetes combinados que incluyen el cremallera) pero, vayáis como vayáis, lo que está garantizado, una vez arriba, es un ambiente relajado, sin tráfico y un paisaje y unas vistas de una belleza inmensa: naturaleza en vena para los pulmones y las retinas. Así que a respirar hondo y a disfrutar a tope.

 

¡Viajeros al tren!

Sin duda, uno de los iconos del lugar es el tren cremallera, única forma de acceder a Núria desde Ribes de Freser o Queralbs (aparte de “a patita”, eso sí, ¡bien desayunados!). Y es que el trazado supera un desnivel de más de mil metros a lo largo de doce kilómetros y medio, que el tren tarda unos cuarenta minutos en recorrer.

El viaje es una aventura en sí mismo, nosotros tuvimos la suerte de ver hasta corzos en el trayecto de vuelta, aunque me faltó tener la cámara preparada para captarlos. Pero no importa, compartir la ilusión del momento con los míos fue, sin duda, el doble de emocionante (si no más).

En otras épocas del año, el paisaje también impresiona, pero la estampa invernal, con la nieve cubriéndolo todo… Sin duda me quedo con ella.

Y con la admiración que me despiertan siempre este tipo de viajes, en los que inevitablemente pienso en los superhéroes que ejecutaron la obra, sin los medios actuales y en unas condiciones mucho más duras que las que conocemos (la construcción se inició en 1928).

escapada a la nieve en familia

escapada a la nieve en familia

Diversión y servicios

Pero volviendo al siglo XXI: podéis comprobar la amplia oferta de actividades del complejo en su web, así como toda la información sobre horarios y tarifas, partes de nieve y otros muchos datos de interés.

Nosotros en el Parc Lúdic lo pasamos en grande, luego un viaje en telecabina hasta el albergue, un paseo por allí, aluciné total con el paisaje, observando la ascensión de la niebla desde el valle, comida y vuelta a casa tan felices.

escapada a la nieve en familia

Si os queréis quedar a dormir, tenéis, además del albergue, un hotel junto a la estación del tren. Eso sí, sed previsores y reservad con antelación o tendréis que quedaros en alguno de los pueblos del valle, como hicimos nosotros. Y no lo digo como algo malo, al contrario, ya que ése fue nuestro plan y resultó muy acertado. De esta forma pudimos hacer algo más de turismo, probar las famosas cocas de Ribes (a las Dainas no llegamos, otra vez será), pasear por sus bosques y pasarlo bomba con las palas-trineo que llevábamos en el maletero (no ocupan apenas espacio, no pesan y van de fábula también para hacer muñecos… ¡O guerras de nieve!).

 

Restaurante family friendly en Ribes

Como nuestra escapada coincidió con una celebración familiar, el sábado comimos de fábula en un restaurante que aprovecho para recomendarte: Els Caçadors, un negocio casi igual de antiguo que el cremallera, del que teníamos buenas referencias y que no nos defraudó.  

Me alegro infinitamente y me encanta destacarlo, cuando encuentro cambiadores de bebé (y eso que ya no los necesitamos), tronas o cualquier otro detalle especial pensado para los niños en los establecimientos de restauración que visito. Y en Els Caçadors se nota que los tienen muy presentes y que lo que hacen, lo hacen con cariño. Por todo ello les doy un diez, porque además de comer muy bien nos atendieron rápido y con un trato amabilísimo.

 

Tres secretos para disfrutar de la nieve en familia

Para ir terminando, te confesaré tres secretos:

  1. De verdad que nos lo pasamos en grande, pero no puedo negar que un poco de babilla sí que se me escapaba al mirar de reojo a los esquiadores… Aunque no podía despistarme mucho o me habría quedado allí planchada por un loco bajito al mando de su trineo, sin miedo ni intención de echar el freno. En la próxima, ¡esquiamos seguro!
  2. El segundo (muy en línea con el post de Sara, sobre consejos para ser muy productivas), más que un secreto, es un regalo. Lo tienes en el blog Always with Kids y se trata de un imprimible súper práctico que te va a venir fenomenal a la hora de preparar las maletas para ir a la nieve y no olvidarte nada en casa.
  3. El último no es exactamente un secreto sino un chollo. Si te llamas Nuria o Gil, tienes un Club a tu disposición (puedes registrarte aquí) con el que disfrutarás de un montón de ventajas, descuentos y promociones. Para empezar, el cremallera te saldrá gratis. No está mal, ¿no?

Pues hasta aquí el resumen de nuestro fin de semana blanco. Si vais en otras épocas del año seguro que lo pasáis fenomenal también, y es que tanto el Cau de la Marmota como el Parc Lúdic y el resto de actividades del complejo funcionan sin interrupción (también podéis alquilar ponis o barcas de remos en el lago, disfrutar del senderismo y, en definitiva, del placer que supone estar en plena naturaleza a casi 2.000 metros de altitud).

Espero que tanto si ya conocías Vall de Núria como si no, te animes a visitarla en breve y que lo disfrutes.

¿Nos cuentas tus impresiones en los comentarios?

 

Muchas gracias a la revista por invitarme a compartir este destino tan goodmooder en vuestro blog, ha sido un honor y un placer hacerlo.

 

Dolors Bueno 

Dolors es economista, post-graduada en E-learning y habla varios idiomas. Con la maternidad, cambió reuniones a deshoras y viajes de trabajo por la crianza de sus hijos entre cursos y colaboraciones, lo que le permite disfrutar más y mejor de sus dos pasiones: su familia y seguir formándose. Desde 2016 escribe un blog de viajes y escapadas en familia con encanto.

www.plans4you.cat / Instagram / Linkedin

Save

¡Deja tu comentario!