Mi primer año de autónoma: 9 cosas que nadie me dijo y que querrás saber

Mi primer año de autónoma

Emprender no es fácil, pero es un camino que también merece mucho la pena, lleno de retos y alegrías.  Hemos querido aprovechar que ha pasado un año desde que nuestra compi Silvia decidió montar su estudio de fotografía para pedirle que nos cuente su experiencia. Como le ha ido durante este tiempo, y que consejos puede darnos. Porque siempre se hace más llevadero el camino si tienes con quien compartirlo.

 

Mi primer año de autónoma

 

– Si tuviera que contestarte desde cuándo me gusta la fotografía y por qué, te diría que desde siempre y porque si. No sé más. No hay ningún momento concreto en mi vida en el que chascar mis dedos y decir “éste es”, “por esto me dedico a la fotografía”.

La fotografía es algo que siempre ha venido conmigo, de manera innata y sin ningún tipo de explicación. Recuerdo las fotos que nos hacía mi tío cuando venía a visitarnos y luego nos las mandaba por correo, siempre con la fecha escrita a bolígrafo por detrás. Recuerdo la cámara de fotos que le regalaron a mi hermana por su primera comunión y recuerdo hasta el sonido que hacía mientras se cargaba el flash. Recuerdo que esa cámara se vino conmigo a cada excursión, fiesta y concierto, hasta que compré mi primera réflex analógica. Con ella llegó el momento de empezar a experimentar y las caras de mi padre se convertían en un poema al ver carretes enteros solo con fotos de paredes, piedras, flores… Lo que él no veía, es que en realidad aquello eran texturas, ejercicios de profundidad de campo, nuevos encuadres…el gusanillo de la fotografía ya se había apoderado de mí.

 

Mi primer año de autónoma

 

Me salí del instituto para estudiar Bachillerato Artístico en la Escuela de Artes y Oficios, (por supuesto porque una de las asignaturas era Fotografía), y tuve la suerte de encontrarme con la que ha sido una de mis mejores profesoras. Ella no hizo otra cosa más que arraigar mi pasión por ésta profesión. Antes de sacarme el título de Fotografía Artística, estudié Arquitectura de Interiores, y supongo que durante esa etapa me veía haciendo fotos de edificios con perspectivas perfectas. La visión espacial y la sensibilidad que me aportaron los años de carrera es algo que me complementa como fotógrafa. Quién me iba a decir a mí, que acabaría teniendo mi propio estudio y no precisamente de interiorismo.

Me ofrecieron trabajo en un estudio de fotografía mientras estaba en el último curso, y eso hizo que al acabar no me parase a pensar hacia dónde quería fijar mi futuro. Terminas de estudiar, tienes trabajo “de lo tuyo” y con eso ya debes estar contento. Poco a poco fui dándome cuenta de que yo no quería un estudio encerrado entre cuatro paredes, y esperar sentada a que un cliente entrase por la puerta. Ahí nace Manopla Studio y lo que pasó después de aquel entonces, ya lo conoces.

 

Mi primer año de autónoma

 
Ahora, después de 15 meses como autónoma, puedo decirte que:

  • Estás harta de oírlo, pero es verdad, el momento es ahora. Si tú crees en tu proyecto, adelante. Arriesga. Gana.
  • Nunca vas a estar orgullosa al 100%. Siempre vas a ver fallos y cosas a mejorar. Que si el slider de la web se traba, que si el logo no termina de encajarte bien, que si al packaging le añadiría un no se qué… Es un quebradero de cabeza constante, pero es lo que te hace evolucionar. Después de ajustar aquello más arriba y lo otro más abajo, seguirás queriendo hacer cambios. Sigue.
  • Acércate a la Cámara de Comercio de tu ciudad u otro organismo oficial para informarte. Hay programas como el Sistema Integral de Apoyo al Emprendedor (SIAE) donde tienes horas de formación, mentores y tutores así como asesoramiento financiero. Es un servicio gratuito y muy valioso.
  • Elabora un plan de empresa fiable. En un rollo, si, pero muy, muy necesario. Te ayudará a definir mejor tu idea y cuanto más sólida sea la base sobre la que afianzas tus ideas, mejor que mejor.
  • Está claro que no podemos ser expertos en todo, pero intenta comprender a tu gestor cuando te hable de IRPF o a tu diseñador cuando lo haga de HTML. Delegar ciertas tareas a los expertos siempre es buena opción, pero no significa que tengas de desentenderte de ello completamente.
  • Pon atención al marketing y a la comunicación. Siempre he pensado que un buen producto o servicio habla por sí solo, pero ¡ojo! Ante dos productos similares, ganará el que mejor sepa venderse. Haz apetecible tu negocio, habla de sus virtudes, enseña a la gente por qué tiene que confiar en tí.
  • Ahorra e invierte con cabeza. Hazte una lista de cosas que te hacen falta si o si, y otra con las cosas que no son imprescindible pero que mejorarán tu negocio. Establecer prioridades es necesario e invertir en la empresa, también. Cuidado con llevarse sustos cuando vengan las cuotas de la Seguridad Social, alquileres, el IVA…Intenta ser escrupulosa con ésto de los números.
  • Hazte con una buena agenda donde anotar cada día las tareas que tengas pendientes. Y el más difícil todavía…¡lleva tu bandeja de entrada del correo electrónico al día!
  • Se sincera contigo misma y con tus clientes. Si ha surgido cualquier imprevisto, cuéntaselo, seguramente lo entenderán. Dar largas es lo peor que puedes hacer y en ocasiones, también hay que saber decir no. Involúcrate en proyectos con los que realmente disfrutes y en los que tu esfuerzo merezca la pena.

Emprender no es fácil, pero yo solo puedo decirte que en mi caso está siendo muy positivo. Me ha servido para conocerme mucho mejor a nivel interior, y por no hablar de las personas maravillosas que se han ido cruzando en mi camino. Manopla Studio ha ido cogiendo forma gracias a la confianza de gente y clientes como tu. Cada día me exige esforzarme un poco más, pero eso es lo que hace que este primer año haya merecido la pena.

 

Mi primer año de autónoma

 

¿Me cuentas qué te ronda la cabeza? ¿Estás a punto de emprender y no te atreves? ¿Ya has saltado a la piscina? Si crees que mi experiencia después de este viaje de locura, puede ayudarte en algo o quieres que te cuente algo más, aquí estoy para lo que necesites.

Autor: Silvia Ríos

Jugar con la luz es mi profesión. Fotógrafa en Manopla Studio, me encanta tomar un buen café con amigos o desconocidos. Ir de conciertos es mi vicio confesable y no me canso de ver series. Me gusta la gente natural y espontánea y no me hace falta salir de casa para pasármelo bien. Aunque si pones destino, allá voy. Con mi cámara iré a donde quieras y si además me acompañas, seguro que lo pasaremos bien.

Únete a la conversación 4 comentarios

  • Patri dice:

    Yo estoy a un empujón de lanzarme a la aventura, pero todos los gastos de autónomo la verdad que me tiran para atrás, el no tener nada seguro cuando tienes que mantener una hipoteca y un hogar, ganas no me faltan, pero el miedo es el peor enemigo, sobretodo cuando dependes tanto económicamente..

    • Silvia dice:

      ¡Hola Patri!

      Está claro que la parte financiera es una de las que más tenemos que tener en cuenta y la que más miedo nos da. Actualmente hay ayudas que reducen hasta un 80% la cuota de autónomos en los primeros meses de actividad. Eso es un respirito . Pregunta por las subvenciones y ayudas de tu comunidad por si alguna pudiera beneficiarte y sientate a hacer números, al final ellos mandan…

      ¡¡Mucho ánimo!!

  • Glòria dice:

    A mi me pillas haciendo el salto mortal en el aire y a puntito de caer al agua! Me ha gustado mucho tu post, gracias por compartirlo! Espero tener esa misma sensacion de optimismo que transmites dentro de un año. Felicidades!

    • Silvia dice:

      ¡¡Al agua patos!! Mucha suerte, Gloria! Me alegra mucho todo lo que dices en tu comentario. Si confías en ti seguro que sale todo fenomenal. Espero tus impresiones dentro de un año 😉 Si al final te decides, ¡avisa para seguirte de cerca!
      Silvia

¡Deja tu comentario!