Tips para ponerse a dieta y no morir en el intento

9 Tips para ponerse a dieta y no morir en el intento

Ha pasado el verano, ya estamos casi en octubre, las fiestas de los pueblos van acabando, nos hemos acostumbrado de nuevo a la rutina y, admitámoslo, para muchos de nosotros el año vuelve a empezar ahora (ahora que ya nos hemos hecho a la idea).

No sé si te pasará como a mí, que el verano siempre me deja de recuerdo unos kilillos de más. Bueno, a mí me los deja el verano, la primavera, el otoño y el invierno. Tanto si eres de los míos como si ha llegado el momento de ponerse serios y mejorar nuestra alimentación, aquí dejo 9 tips para ponerse a dieta. Truquillos que harán que puedas mantener una alimentación más sana (incluso de dieta) sin volverte loco con la báscula de cocina ni mandarlo todo al carajo antes de cumplir dos semanas.

Ojo, yo no soy nutricionista, pero estoy en forma (forma redonda, no te creas) y mi experiencia con diferentes dietas, endocrinos y nutricionistas a lo largo de los años me ha ayudado a recopilar estos consejos, que son bastante de sentido común (otra cosa ya es que les haga caso o no).

 

1. Haz 5 comidas al día. Sí, ya sé que esto lo dice todo el mundo (por algo será, no?),

Tu dirás: es que como no paso hambre a media mañana siempre se me pasa la hora… ¡¡Pues ponte una alarma!! Si me pongo la alarma, pero sigo sin hambre, y hay muchos días que me pilla haciendo algo y no puedo tomarme mi tiempo… No pasa nada, esa “comida” puede ser perfectamente un zumo, una fruta, un puñadito de nueces, un té, una barrita, un par de galletas…

El caso es meterse algo para el cuerpo, porque hacer las 5 comidas diarias es la mejor forma de controlar nuestro metabolismo, que el cuerpo ingiera nutrientes entre horas y no esté deseando arrasar con todo lo que comes en las comidas principales. Lo suyo es comer poca cantidad al menos cada 3 horas. Una vez que te acostumbras, verás como te lo pide el cuerpo. Por cierto, esto me lleva al suiguiente punto:

 

2. Come raciones moderadas.

Si consigues hacer las 5 comidas, verás que en las principales (desayuno, comida y cena) no tienes tanta hambre. Aún así, para una persona normal, lo suyo sería seguir la regla de la mano (mira el cuadro más abajo) a la hora de racionar las comidas (ten en cuenta el tamaño de una mano normal. Si la tuya es pequeñita, como la mía, aumenta un poco…). Y recuerda esa frase tan socorrida de que el desayuno es la comida más importante del día. Demuéstratelo desayunando un conjunto de lacteos, fruta, proteína y cereales (por ejemplo, un café con leche con una tostada con tomate y pavo o una pieza de fruta con un tazón de leche con cereales y un puñadito de frutos secos)

9 Tips para ponerse a dieta y no morir en el intentoTu mano puede ayudarte a calcular las cantidades. Vía Oriente20

 

3. Bebe como mínimo 1,5l de agua al día.

Otra frase archi-conocida y que, por lo menos a mí, no me resulta fácil cumplir, porque no suelo tener sed y además el agua sola así porque sí como que no me dice nada… Mis trucos? Tener una botellita o un vaso en cada habitación de la casa y encima de la mesa de la oficina, y hacerme infusiones y tés, o aguas con sabores. Así, cuando veo las botellitas ahí tan monas me acuerdo de dar unos sorbos y con las infusiones la tarea se me hace más llevadera.

El agua, además de hacernos la vista clara (que decía mi abuela) y mantenernos hidratados, es indispensable para la digestión, absorción y distribución de nutrientes, ayuda a desintoxicarnos y a eliminar residuos indeseados (como las grasas que nos sobran). También nos sacia y hace que tengamos menos hambre. ¡Fíjate si merece la pena intentarlo!

TIPS PARA PONERSE A DIETA Y NO MORIR EN EL INTENTOagua de fresas, lima, pepino y menta de Back to her roots

 

4. Lee lo que comes.

Igual que cuando vas al baño tienes siempre a mano el bote de champú (confiesa que tú también lo haces…) acostumbrarse a leer las etiquetas de los productos envasados que compramos puede cambiar nuestra forma de alimentarnos. No estoy diciendo que te vuelvas un obseso de las etiquetas, pero sí te informarán de los ingredientes y las características nutricionales de los alimentos. Está bien saber que, por ejemplo, en los cereales para niños casi la mitad del producto es azúcar pura y dura, o que esas chips que tanto te gustan están fritas con un aceite de dudosa reputación…

Este artículo de la OCU explica muy bien lo que vas a encontrar en las etiquetas. Familiarízate con ellas y será más fácil llevar una alimentación sana y equilibrada.

5. Reverencia el plato nutricional.

Desde que la Universidad de Harvard nos contó su teoría de lo que debe ser una comida equilibrada, la clásica pirámide nutricional que nos han enseñado desde pequeños ha quedado sepultada en el baúl de los recuerdos. Este plato nos muestra de una manera mucho más cómoda y sencilla la composición que debería tener una comida (o una cena). Además es más fácil de entender y aplicar que la pirámide porque se centra en una sola comida (da igual cuántos platos la compongan) y no en una ingesta semanal o mensual. Mi admirado Comidista aquí lo explica fenomenal. Básicamente se trata de que la mitad de tu plato esté compuesto por verduras y frutas, un cuarto aproximadamente de proteínas (preferiblemente de buena calidad, como el pescado, carne magra y legumbres) y el otro cuarto de hidratos de carbono en forma de cereales preferiblemente integrales. Y lo acompañamos de agua y postre (fruta o yogur).

9 Tips para ponerse a dieta y no morir en el intentoPlato nutricional de la Universidad de Hardvard

 

6. Cocina sano y bonito.

Vuelve a los orígenes. Remángate, ponte el delantal, busca unas recetas en la web y métete en la cocina. Sé que no a todo el mundo se le da bien cocinar, y que no todo el mundo tiene tiempo preparar la comida a diario, pero para eso está Internet, para encontrar recetas facilonas que sean aptas para el tupper, para aprender con vídeos sobre la marcha, para hacer la compra online, para inspirarnos y ayudarnos a mejorar.

Al cocinar en casa puedes controlar súper bien lo que comes. Procura siempre utilizar aceite de oliva virgen extra o mantequilla de buena calidad. Practica el slow cooking y haz cocciones lentas (para sofreir cebolla no necesitas medio litro de aceite, te vale con media cucharada si la cocinas despacito), aficiónate a cocinar al vapor, al horno o en papillote, verás que los alimentos están más ricos, más jugosos y conservan mejor sus propiedades (y utilizarás menos grasa para cocinarlos). Compra alimentos de temporada, que son más sabrosos (y además más baratos). Da sabor a tus comidas con especias y hierbas aromáticas, así reduces la cantidad de sal y de grasas. Di no a los azúcares refinados y sí al sirope de ágave, la miel, la stevia, la panela o un montón de sustitutos del azúcar (yo desde que aprendí a hacer magdalenas ya no compro bollería). Mezcla los colores al cocinar, las verduras pueden dar mucho juego y así, si dedicas un poco de tiempo a presentar bien tus platos, todo te parecerá mucho más apetitoso. Inténtalo, verás como le coges el gustillo…

Si no tienes tiempo no te preocupes, hay un montón de trucos que puedes aplicar para aficionarte de nuevo a la cocina casera (ve al próximo punto).

9 Tips para ponerse a dieta y no morir en el intentoUnsplash by Monstruo Estudio

 

7. Organízate.

Para las comidas y para todo, he aprendido que dedicar un poco de tu tiempo a organizarte hace que todo vaya mejor. No te llevará más de una hora de las 168 que tiene la semana planificar el menú semanal. Mira lo que tienes en la nevera y la despensa y piensa qué puedes hacer con ello. Búscate recetas que te apetezcan y haz una lista de la compra en condiciones. ¡Acuérdate de las 5 comidas! (Esto lo hace fenomenal nuestra compi Maite, pásate por su blog y verás qué de ideas)

A la hora de cocinar, puedes utilizar recursos para ahorrar tiempo. Por ejemplo, si vas a hacer una crema de verduras, un caldo, un guiso de legumbres o un estofado, no hagas sólo el de hoy, aprovecha para hacer el doble o el triple y congela lo que sobre por raciones. Lo mismo puedes hacer con los alimentos crudos, si te pones a cortar cebolla o zanahoria puedes cortar más de la que necesitas y guardarla en la nevera ya cortada para la próxima (por ejemplo en tarros de cristal). El arroz cocido y bien enfriado bajo el grifo puedes conservarlo varios días en la nevera… en fin, si piensas un poco seguro que se te ocurren muchas más ideas y muchas menos excusas para cocinar tú mismo.

9 Tips para ponerse a dieta y no morir en el intentoOrganizador de menús semanal de Charuca

 

8. Haz ejercicio.

Y con ejercicio no me refiero a levantarte cada 10 minutos porque como estás bebiendo mucha agua tienes que evacuar… El cuerpo humano empieza a quemar calorías después de media hora de ejercicio físico, así que menos es nada. Dale un buen paseo diario a buen ritmo a tu perro, olvídate del ascensor y las escaleras mecánicas (incluso las del Metro), queda con tu madre o con amigas para salir a andar y de paso os echáis unas risas, empieza a correr, apúntate a un gimnasio o a natación o a zumba… haz aquello que más te guste pero haz al menos 50 minutos de ejercicio moderado al día. Lo que no tienes que hacer es pereza, ya lo sabes… tu cuerpo lo agradecerá.

9. Date tiempo.

Roma no se construyó en un día, ni te ha llevado un día conseguir esos kilillos de más ni puedes acostumbrarte en una semana a todos estos cambios (¿no dicen que se tardan 21 días en adquirir un hábito?) Mi consejo es que vayas poco a poco. Empieza, si quieres, por las 5 comidas. Cuando lo tengas controlado te repartes las botellas de agua por la casa. Cuando dejes de ir al baño cada 10 minutos empieza con el ejercicio… así, poco a poco, conseguirás incorporar a tu vida los hábitos que más te beneficien. Verás como en un par de meses empiezas a notar los resultados.

 

9 Tips para ponerse a dieta y no morir en el intentoUnsplash by Henrique Felix

 

A partir de este punto, hay un montón de reglas y normas y consejos que puedes aplicar en tu día a día, pero creo que estos 9 puntos son básicos y universales a cualquier dieta o modo de alimentación. Bueno, estos 9 puntos y uno más que te dejo de regalo: QUIÉRETE. Porque ¿quién te va a querer más y mejor que tú? Todos tenemos imperfecciones y lo más sano es reconocerlas, admitirlas y quererlas tal y como son. El cambio, siempre, empieza en nosotros mismos.

Foto portada: Unsplash by Jannis Brandt 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Autor: Beatriz Nieves

Soy BeaChan, personal chef y gastroblogger. Manchega de nacimiento y madrileña de adopción, no me canso de paladear nuevos lugares ni de aderezar la vida con conocimiento. Tras 10 años dedicándome al branding, mi pasión por la gastronomía hierve a borbotones en Foodie&Chef y se cocina a fuego lento en las marmitas de quien le apetezca degustar mi cocina. En constante batalla por que los chavales aprendan a comer bien, con productos de temporada y proximidad, en Pequemundo ofrezco mis recetas más sanas y equilibradas. Y como no, #goodmooder de corazón, toda mi experiencia se derrama en esta revista que me vuelve loca de remate.

Únete a la conversación 2 comentarios

  • Elena dice:

    Estupendos consejos en este número Bea. Con un poco de perseverancia todos lo podemos conseguir. Además de reducir un poco lo que nos sobra,nos sentiremos más ágiles, menos cansados . Me apunto.

  • Mery dice:

    Me ha encantado este post Bea!
    Creo que voy a imprimir tus consejos para que no se me olviden. Lo mio nunca han sido las dietas y creo que va siendo hora de cambiar hábitos. De momento voy a afianzar lo de las 5 comidas, ya me he apuntado al gimnasio e intentaré no fallar en lo de beber agua. Tu consejo de repartir las botellas por la casa me ha encantado. Ya te iré contando mis avances. Un beso gordo!

¡Deja tu comentario!