Un San Valentín de cine

Por 14/02/2017Living

Lo fácil habría sido liarse la manta a la cabeza y hacer una lista con las típicas películas románticas que destilan almíbar por cada uno de sus fotogramas pero ¿quién prefiere lo fácil pudiendo elegir lo difícil? (No… No me contestéis…)

Esto de las películas románticas en el fondo es muy subjetivo, reconozcámoslo, a lo mejor para alguno de los chicos que conozco “Transformers I” puede resultar una película romántica… ¡Cosas más raras se han visto!

Hoy os propongo un poco de todo para que nadie se quede sin una posible película perfecta para “su” San Valentín que puede coincidir con el mío o no… Cada uno somos cada uno, ¿no?

Pues empecemos…

 

Las que no fallan

Sí, en esto como en todo tenemos comodines que son “acierto seguro”.

“Love Actually” o “Shakespeare in love” son de esas películas con su justa carga de humor, sentido común y romanticismo que las convierten en un must cuando llegan estas fechas, lo mismo que le pasa a la ya clásica “Cuatro bodas y un funeral” o esa que siempre vemos poniendo la excusa de que es por nuestros hijos, “La princesa prometida”.

El final de “El diario de Noa” la salva de ser la típica película que es durante todo su desarrollo, intensita, entretenida y un poco previsible hasta que ese final nos hace entender el amor del que habla la película.

Si sois más de ir al cine y queréis que no baje el nivel de azúcar, tenéis en las salas “La La land” de la que todo el mundo está hablando y que parece tan adecuada para el momento de enamoramiento anual al que nos acercamos.

 

Para amantes, del cine

Los clásicos de verdad pisan con fuerza en este género. No podemos no aprovechar el momento para volver a ver, las veces que hagan falta, un peliculón como es “Casablanca” o recordar con ese acento alemán la famosa frase con la que Meryl Streep abría “Memorias de África” o sobrevolar el desierto de la mano de “El paciente inglés”.

A veces los clásicos se nos han quedado un poco antiguos pero siempre podemos tirar de remakes como el de “Anna Karenina” que recupera la más que conocida historia de León Tolstói o descubrir grandes historias que después han inspirado a otras algo menores, como “Tú y yo” con unos enormes Cary Grant y Deborah Kerr en el papel de enamorados a pesar de todos los “todo” que se cruzan en sus caminos.

 

Amor entre risas

Pocos actos más cercanos al amor que reír juntos y hay películas que ayudan a unir amor y risas durante unos cuantos minutos.

“Hitch”, por ejemplo es una de esas películas, con un histriónico a veces Will Smith y una ácida Eva Mendes; “La boda de mi mejor amigo” es también de este tipo, el momento canción en el restaurante es de esos que después siempre queremos hacer en la vida real y lo que es peor, a veces hasta nos atrevemos y todo.

 

Love is in the air

Quiero decir que no siendo cien por cien románticas, tienen un halo alrededor que las hace especialmente adecuadas para una velada romántica, cinematográficamente hablando.

No sé, vosotras me diréis si por ejemplo “Amélie” no entraría dentro de esta categoría tan subjetiva, como le pasa a “Begin Again”, una película en la que Mark Ruffallo está especialmente creíble o incluso “El lado bueno de las cosas”, que va más allá de una simple relación amorosa pero no deja de ser una película muy atípicamente romántica.

 

El amor es amor

Sí, lo podemos contar como queramos, incluso lo podemos cantar como hacen Ewan McGregor y Nicole Kidman en “Mouline Rouge”, el amor es amor y a veces nos enamoramos de conceptos como en “Her” o de personas de las que por las circunstancias que nos rodean, es complicado enamorarse en ese momento como ocurre en “Carol” o en una algo más conocida “Brokeback Mountain”.

Incluso puede haber amor en la mala leche de “Deadpool”. No sé si habéis visto la película pero tiene su puntito pseudo romántico que oye lo mismo es de lo más oportuno para celebrar de verdad el día de los enamorados, no sé si me explico.

 

Amor con todo en contra

Uf, este tipo de películas reconozco que a veces me dan un poco más de pereza, son un poco más intensas de lo habitual y no suelo terminarlas sin haber necesitado el paquete de pañuelos varias veces.

Por ejemplo “City os angels” podría entrar en esta categoría en la que todo está en contra, sobre todo los transportes por carretera. O “Eduardo Manostijeras”, que tiene de bueno ser una delicia visual pero tiene de malo lo mucho que sufre el protagonista, no sé si está lo bastante equilibrado el asunto.
O incluso “La teoría del todo”, en la que ves perfectamente lo que es de verdad el amor aunque la película no pueda considerarse como una típica película romántica.

Bueno, yo creo que con estas posibilidades seguro que encontráis una que se acerque bastante a vuestros gustos, de los dos. Sólo me queda desearos un ¡feliz San Valentín de cine!

 

Pilar Fonseca - Mamas Full timePilar Fonseca:

Quería ser periodista desde que estaba en el colegio, escribir y comunicar es una de las cosas que más me gustan y disfrutar con mi familia de los pequeños placeres, viajar, charlar, conocer sitios, culturas, cocinas y comer chocolate…Aficionada al cine y a la lectura, siempre hay un momento para ver una película o disfrutar de un buen libro. Escribo en distintos sitios pero siempre me puedes encontrar en mi blog www.mamasfulltime.com y ahora también aquí.

 

Guardar

Únete a la conversación 2 comentarios

  • Imma dice:

    Ostras, debo ser muy romántica, yo… ¡Las he visto todas! y me encantan. 😉 Buena selección.

    • GoodMood dice:

      Jijijij, creo que por aquí estamos igual. Aunque en nuestra defensa diremos que es que es una lista nada tradicional. Pilar ha hecho una selección genial

¡Deja tu comentario!